martes, 3 de septiembre de 2013

2-2 ANTE EL MALAGA

Es posible que el nuevo Sevilla configurado este verano necesite tiempo, pero hasta el momento y aunque las dos previas de la Europa League se han solventado con bastante holgura,  me genera ciertas dudas. Pese a que existe concepto de equipo y hay gol, la defensa no anda fina y prueba de ello son los cinco goles encajados en los dos primeros partidos de casa. Bien es cierto también, que para este año desde el Consejo de Administración no se ha planteado un objetivo concreto de clasificación, pero me preocupa que el equipo entre en una dinámica de resultados negativos y no sepa despegar, teniéndonos con la lógica preocupación durante la temporada, y más aún, pues hasta la jornada 5 que visitamos el estadio de Mestalla no hay opciones de puntuar. Previamente, en la jornada 4 se le rendirá visita al FC Barcelona, pero ese partido pertenece a "la otra liga" y tiene que ganarlo el conjunto catalán porque así está escrito.

Otro tema que también me preocupa es el de las lesiones. Puede que sea pura casualidad y fruto del trabajo y esfuerzo de los jugadores tanto de los entrenamientos, como de los partidos, pero tantas lesiones en tan poco tiempo me hace que pensar si el trabajo del tándem de preparadores físicos formado por Sergio Domínguez y Moisés del Hoyo sea el adecuado. La realidad es que cuando este verano sonó la posibilidad de que Ramón Orellana volviera al Sevilla FC me ilusionó, pero al final por circunstancias que desconozco ello no llegó a buen puerto. Otra cuestión que no entiendo es que Nacho Oria, que hasta la pasada temporada dirigía la parcela física del primer equipo, haya pasado al Sevilla Atlético. Ahora llega un fin de semana sin fútbol de Primera División por estar reservado por la FIFA para las selecciones, y es buena ocasión para recuperar lesionados, pero dado que también tenemos un alto porcentaje de jugadores internacionales que deben cumplir con sus respectivos combinados, es también una fecha de riesgo de lesiones para los nuestros.

Pero centrándonos en el partido de este anteanoche, con las bajas esperadas y las de última hora de Beto y Marko Márin, el encuentro me planteaba cierta preocupación. Al igual que ante el Atlético de Madrid, los de Emery regalaron el centro del campo, y fruto de ello los malacitanos se crecieron, adelantándose por dos veces en el marcador. Menos mal que Kevin Gameiro tuvo puntería y puso también por dos veces las tablas en los videomarcadores, y M´Bia estuvo bastante bien en su debut como sevillista, sin dejar de pasar por alto el buen partido de Cala, Alberto Moreno, y un Rákitic que debiera jugar algo más adelantado por ser un futbolista con magnífica visión del juego. Tampoco puedo dejar de mencionar a Javi Varas, que pese a los dos goles encajados en los que poco pudo hacer, no me disgustó su actuación. Muchos le critican y dicen que no es portero para el Sevilla, pero es el mismo que hace año y medio desbancó de la portería a Andrés Palop. Y en cuanto al arbitro, a instancias de su asistente anuló el tercer gol que bien podría haber supuesto la victoria de los de Nervión, y que para mi no fue fuera de juego.