lunes, 29 de abril de 2013

EMPATE CON SABOR AGRIDULCE EN VALLADOLID

Puede que matemáticamente queden opciones de conseguir plaza para la Europa League de la próxima temporada (que dicho sea de paso es con eliminatoria previa), pero para mi las opciones se habían agotado, incluso antes del partido de ayer en Valladolid. Y tras el empate en tierras pucelanas peor se han puesto las cosas, por lo que a mi modesto entender ya habría que ir planificando la próxima temporada, y por supuesto con cambios en el organigrama, pues no se puede volver a caer en los mismos fallos. Soy consciente de que la situación económica del Club no permite grandes desembolsos, pero con un presupuesto corto también se puede configurar una buena plantilla.

La alineación presentada ayer por Unai Emery  me resultó un poco rara, al igual que los cambios, no entendiendo como en la segunda parte y con un empate a uno en el marcador, y con la necesidad de victoria que había no dio entrada a Babá para reforzar la línea de ataque. Y en cuanto a la convocatoria y debut de Israel Puerto me alegro muchísimo por el chaval, aunque no entiendo la llamada en un momento en que el Sevilla Atlético se está jugando la vida en pos de la permanencia.

Y volviendo al partido de ayer, el equipo jugó mal, llegando el gol vallisoletano en una concatenación de fallos, como ya ha ocurrido en diferentes partidos de la temporada sin que se haga nada por corregirlo. Y Negredo volvió a fallar lo infallable, y es que así no se pueden conseguir los objetivos europeos. Tampoco puedo dejar pasar por alto el partido de Rákitic, quizás de los peores desde que está en el Sevilla FC, así como la paupérrima actuación de Javi Hervás, un futbolista que tras ver que no iba a tener sitio en el primer equipo deberían haberse planteado su cesión.

En definitiva, 1-1 final, que pese a  sumar un punto, nos deja un sabor agridulce.