lunes, 14 de enero de 2013

CADA DIA QUE PASA ES MAS TARDE

Cada día que va pasando la situación deportiva del Sevilla FC va empeorando, y como no se pongan soluciones de inmediato el equipo pierde la categoría. Desde mi modesto entender habría que acometer cuatro actuaciones, tres de inmediato y una cuarta nada más finalice el campeonato.

 

En cuanto a las actuaciones inmediatas señalaría las siguientes:

 

1)     Cambio del discurso institucional. El Club tiene que ser realista y reconocer los fallos que se vienen produciendo, y decir de una vez por todas que el objetivo prioritario es la permanencia. Y si una vez conseguida esta hay tiempo, pues se continuaría luchando por otras cosas, como obligación que es de los futbolistas profesionales. Pero lo prioritario repito, es amarrar una permanencia que hay que trabajarla. Y eso debe de decirlo el propio Club.

2)     Destitución inmediata del entrenador, pues ha perdido totalmente el norte y la plantilla puede con él, algo que considero bastante grave. Y que conste que a principios de temporada, pese a no cumplir el objetivo de clasificación continental marcado a su llegada en el pasado año, pensé que podía sacar un buen rendimiento a una plantilla, que pese a su nefasta clasificación actual, sigo pensando que tiene calidad para tener al equipo en una posición más desahogada, aunque por supuesto sin tirar las campanas al vuelo. Comprendo que el cese del entrenador, y su sustitución por otro nuevo conllevará un gasto extra no incluido en el presupuesto, pero es que si no se le cambia el rumbo al equipo, con la dinámica actual podemos perder la categoría, y entonces el descalabro económico será aún mayor.

3)     Cambiar la actitud de algunos de los futbolistas de la plantilla, pues no se puede consentir la forma en que salen al campo y afrontan los partidos, con una falta de profesionalidad y respeto por el escudo que llevan en el pecho. No se si es que no están al día en el cobro de sus emolumentos, pero si es así que lo digan. Y si fuera posible, prohibirles hacer declaraciones antes y después de los partidos (lo siento por los patrocinadores de Sala de Prensa y Zona Mixta), pero es que cada vez que hablan reconocen los fallos e indican que ellos tienen la solución para sacar el barco adelante, y mucho blablabla. Pero luego llega el partido siguiente, y otra vez los mismos errores. Me molesta bastante escucharles, cuando lo que tienen que hacer es hablar en el campo, demostrando su profesionalidad partido tras partido. He optado por no escuchar ni leer sus declaraciones.

 

Y como cuarto punto, y una vez finalice el campeonato, debería producirse la dimisión del Director Deportivo y todo su equipo de colaboradores. Sin quitarle méritos, pues hay que reconocer los aciertos en la historia reciente del Club, pero creo que han cubierto una etapa, no siendo la última de la más afortunada, por lo que deberían dejarle paso a un nuevo equipo de trabajo que se encargara de planificar el nuevo ejercicio 2013-2014.