jueves, 4 de octubre de 2012

EL TEMA ARBITRAL

Tras lo visto el pasado sábado en el partido entre el Sevilla FC y el FC Barcelona, la actuación arbitral fue un autentico mangazo. Si ya los mal llamados grandes por su poder económico (pues por lo demás no se donde tienen la grandeza) se aprovechan de los demás gracias al injusto y nefasto reparto televisivo, lo que más subleva es que tengan que contar también con las ayudas de los colegiados para estar por encima de los demás.

Es el momento de que todos los clubs en la Asamblea General de la Federación Española de Fútbol, que habitualmente se celebra en el mes de Julio en Las Rozas digan BASTA YA, y si es necesario que presenten sus protestas ante el citado órgano de la Federación, o se unan los perjudicados, pero lo que no se puede consentir es que un fútbol totalmente profesionalizado tenga que estar en manos de unos árbitros que no están a la altura, y pese a ser también profesionales no les llamen la atención por fallos tan garrafales.

En los tiempos que estamos es inconcebible que para dirigir un partido no se cuente con el apoyo tecnológico necesario, y ya va siendo hora de que la figura del cuarto arbitro, en lugar de amedrentar a los entrenadores en su área técnica y supervisar las sustituciones, fuera el que controlara desde su banquillo una mesa que dispusiera de un monitor para el seguimiento al detalle del partido, al menos en el fútbol profesional.

Y tampoco quería olvidarme del tema de las recusaciones arbitrales, algo que existía antaño, y que permitía a cada equipo vetar a tres o cuatro árbitros durante la temporada, algo que se debería rescatar en base a la mala calidad del arbitraje español actual.