martes, 21 de agosto de 2012

COMIENZO CON VICTORIA

Comenzó el pasado sábado una nueva temporada, la 2012-2013, con victoria ante el Getafe CF. Una temporada en la cual echaremos de menos la participación en una competición europea tras ocho años consecutivos. Esperemos que al final podamos disponer de nuevo pasaporte para la 2013-2014.

 

A tal efecto, el Sevilla FC ha planificado una plantilla para aspirar a dicho objetivo, aunque a tenor de lo visto en momentos puntuales del partido frente a los madrileños, las desaplicaciones defensivas y la poca creación del centro del campo, me recordaron a las de la temporada pasada. El partido en líneas generales no me disgustó y lo más importante fue el resultado que nos sirvió para sumar los tres primeros puntos, pero hubo fallos puntuales en defensa que pudieron costarnos más caros. Y en el centro del campo, para jugar con tres mediocentros y poblar más la zona, eché en falta mayor circulación del balón, así como  más creación de juego.

 

Y en cuanto a jugadores concretos, hubo tres que no entiendo como el entrenador les dio la camiseta de titular. Me refiero a los casos de Fazio, Reyes y Negredo. De este último, pese a su internacionalidad y los goles marcados en el pasado curso, no lo veo para ser el delantero de referencia, al menos con el sistema que parece emplear el "mister". Creo que para jugar con un solo punta, Babá puede ser más efectivo pues le veo bastante más en forma, y tiene gol. Y en la parte positiva destacaría a Rákitic y a Jesús Navas. El croata, aún sin hacer un magnífico partido, se pareció más al que tanto nos ilusionó en su llegada.

 

Y para finalizar, no quería dejar pasar por alto el tema de las cesiones de jugadores a otros equipos. Hasta hace bien poco cuando el Sevilla FC cedía un jugador a un club de la misma categoría, le ponía una cláusula impidiendo que pudiera jugar en su contra. Y me refiero a ello, por el caso de Alexis el pasado sábado, que siendo propiedad del Sevilla, le marcó. Y lo mismo ocurrió el año pasado con Koné. Y es que cuando estos jugadores se enfrentan a su club tienen una dosis extra de motivación, por querer demostrar que se equivocaron en cederlo. Habría que retomar el tema de la referida cláusula, y que siendo propiedad del Sevilla FC no se puedan enfrentar a él. Son pequeños detalles pero que pueden tener su importancia.