lunes, 28 de mayo de 2012

SIN SOLUCION DE CONTINUIDAD

Terminó la temporada 2011-2012 y sin solución de continuidad ya está en pie el nuevo proyecto para la 2012-2013. La campaña recién concluida no podemos calificarla de otra forma que no sea el fracaso. El equipo quedó clasificado en novena posición lejos de los objetivos marcados desde el comienzo.

 

No he estado dentro del vestuario para conocer de primera mano cuales han sido las causas que han llevado al equipo a la apatía mostrada. Pero desde mi modesta opinión destacaría en primer lugar la contratación de un entrenador como Marcelino García que no estuvo a la altura de las exigencias de este club, faltándole carácter para hacer frente a una plantilla como la del Sevilla FC. Y en segundo lugar señalaría la falta de implicación o profesionalidad de algunos jugadores, que no han desempeñado el rol al que estaban llamados, y sobre todo los veteranos que, unos por cuestiones personales, y otros por circunstancias diferentes, no han tirado del carro como deberían de haberlo hecho.

 

Hay quienes dicen que la temporada ha sido para olvidar, pero en mi opinión debe servir para todo lo contrario, es decir, para recordarla y no volver a cometer los mismos errores.  

 

Y en cuanto al nuevo proyecto, el pilar básico ha sido la ratificación de Michel como el entrenador para el nuevo ejercicio (personalmente no me disgusta), del cual el presidente dijo que sabe cuales han sido las causas ocurridas dentro del vestuario. Tras ello, José María del Nido informó que no habrá catarsis, pero si algunas salidas y bastantes incorporaciones, en donde primarán los hombres sobre los nombres, con presencia también de la cantera. Y en cuanto al presupuesto habrá una importante bajada, ya que llevaban varios meses viendo el balance de gastos. Por ello, el objetivo del Sevilla FC para la temporada 2012-2013 será la clasificación para una competición europea, pero sin renunciar a nada.

 

Aún así, sigo pensando en que deberían haberse producido algunas variantes en la dirección deportiva, con incorporaciones de personas como Antonio Fernández, que nunca debió de marcharse del Club. Y en cuanto a la renovación de Ramón Rodríguez, Director Deportivo, no me pareció muy oportuno renovarle a mitad de temporada por cinco años, sino al final de la misma y evaluando los resultados de su gestión.