martes, 17 de enero de 2012

INCIDENTES

La pasada semana tras la eliminación de la Copa del Rey ante el Valencia CF,  y cuando los jugadores se dirigían a pie desde el Estadio al hotel Meliá Lebreros para recoger sus vehículos, en un bar situado en la calle Luis Arenas, al parecer algunos aficionados increparon a Emir Spahic e Ivan Rákitic, siendo respondidos verbalmente por alguno de ellos. Y este último sábado tras el partido ante el RCD Espanyol, a la llegada de Diego Perotti al referido hotel también fue increpado por algún aficionado que previamente le había mandado mensajes a su móvil.

Todos estamos molestos y disgustados con la actual situación del equipo, pero ello no justifica para que se produzcan situaciones de este tipo, que si no se atajan podrían llegar a mayores y tengamos que lamentarnos. Así pues, no llego a comprender como en el trayecto de ida al Estadio la plantilla de jugadores y cuerpo técnico se desplaza en el magnífico autobús de Alompe que dispone el club, ¿y porqué a la vuelta no se hace lo mismo pero en sentido inverso? Tampoco llego a comprender como a la llegada de los jugadores al hotel existe tan fácil acceso a ellos, ni cómo algunos aficionados disponen del número de teléfono móvil de los futbolistas. 

 

Antaño, los días de partido los jugadores dejaban sus coches en el propio Estadio, concretamente en la galería interior de la planta baja de Gol Sur, saliendo posteriormente a la calle a través de la puerta "Cruzcampo", pero tras la última ampliación de la tienda, así como la construcción del almacén de la misma, y la sala de fotógrafos, la zona ha quedado algo reducida, aparte de que para la seguridad de los propios vehículos no era el sitio más idóneo. Actualmente, y gracias al acuerdo firmado entre la cadena hotelera Meliá y el Sevilla FC, el equipo hace la concentración de los partidos de casa en el hotel Meliá Lebreros, disponiendo los futbolistas del parking del citado establecimiento, para una vez finalizado el partido retornar a sus domicilios.

 

Quizás la solución podría pasar por utilizar otro hotel de la misma cadena, pero más alejado del entorno del Estadio, y por supuesto dotar de mayores medidas de seguridad tanto la salida de los jugadores del hotel, como el regreso al mismo.