domingo, 20 de noviembre de 2011

LECCION DE MARCELO BIELSA

El Athletic Club ganó en Nervión con justicia y son ya cinco las jornadas que el Sevilla FC lleva sin ganar, empezando a ser algo preocupante la situación del equipo, pues ese no es el camino para un conjunto que dice optar a la tercera plaza.  Los de Bielsa fueron superiores de principio a fin. Se adelantaron pronto por medio de Iraola, que empalmó a la red un mal despeje de Negredo, no llegando a entender que hacía el vallecano en defensa, cuando el es un delantero y su obligación es quedarse arriba para encarar puerta ante cualquier rechace. Posteriormente llegó el empate de Jesús Navas, pero ni eso dio alas a un equipo sin chispa ni fútbol. Y a un cuarto de hora del final del partido un fallo garrafal de Spahic posibilitó el 1-2 obra de De Marcos.

 

Al principio de temporada aunque el juego era malo, al menos los resultados acompañaban, pero ahora ni eso. Y la verdad es que no sabemos a que juega el entrenador Marcelino García, y cada partido que va pasando voy teniendo menos confianza en él. En los últimos partidos se decía que no teníamos delanteros, pero es que hoy puso de titular tanto a Negredo como a Kanouté, y los dos estuvieron horribles. Quizás la solución pase por un punta, y poblar más el centro del campo, pero esas probaturas las tenía que haber hecho en pretemporada, y no se a que se dedicó en el periplo de Costa Ballena, pues la realidad nos está demostrando que el equipo está totalmente roto y sin ningún patrón definido de juego. Se habla de que en el mercado de invierno vendrá algún fichaje, que por cierto hace falta como el comer, pero quizás nos hiciera falta también un entrenador que sepa poner las cosas en su sitio, y cuente de verdad con la cantera, pues el asturiano bien poco lo hace, dejando en el ostracismo a jugadores como Luna, o como en el caso del partido de hoy, dejando a Campaña fuera de la convocatoria, cuando está en bastante mejor forma que muchos titulares.

 

Y otro aspecto que también me preocupa es el tema físico, dejando en evidencia el trabajo de los señores Fernández y Oria, pues el equipo está bastante cortito en dicho aspecto.

 

En definitiva, lección de Marcelo Bielsa, que sin disponer de un equipo con figuras, demostró lo que hay que hacer sobre un terreno de juego. Fue el entrenador que en verano sonó para hacerse cargo de nuestro primer equipo, pero que al final no vino.