lunes, 13 de junio de 2011

GRANDE EL SEVILLA ATLETICO

Después del 4-1 de la ida la cosa pintaba muy difícil para el partido de vuelta, uniendo a ello el buen nivel que el CD Guadalajara venía mostrando en sus últimos partidos, llevando incluso bastante tiempo sin conocer la derrota, pero tras lo visto ayer tarde casi se rozó el milagro. La primera parte fue para enmarcar poniendo Javi Martínez el 1-0, y tras la reanudación, el Sevilla Atlético salió totalmente enchufado consiguiendo José Gómez Campaña (que partidazo el suyo), colocar el 2-0 en el diminuto marcador electrónico. Tras ello, y cuando todos teníamos la ilusión de que llegara el tercero, el equipo sufrió la lesión de Campaña y un bajón físico, uniendo a ello la nefasta actuación del arbitro murciano Sr. López Martínez, que enseñó una segunda amarilla muy rigurosa a Bernardo, señalando asimismo un penalti muy dudoso que valió el gol del conjunto castellano-manchego. En el descuento llegó el tercero, pero ya no quedaba tiempo pues entonces se necesitaban dos goles más.

Pese a quedar apeados de la fase de ascenso a Segunda División, ello no debe empañar la gran temporada realizada por este grupo de jóvenes futbolistas dirigido por Ramón Tejada, que nos han deleitado a lo largo de la misma, y demostrando que hay una magnifica hornada de jugadores para el primer equipo. Vaya desde aquí mi felicitación para todos ellos.    

En cuanto al ambiente en las gradas fue inenarrable, y si en el partido ante el Irún fue magnifico, en el día de ayer lo superó. Quizás fuera el partido de mayor afluencia de público a la Ciudad Deportiva, superando incluso a otro encuentro también de fase de ascenso ante el Racing de Ferrol en la etapa de Manolo Jiménez al frente del filial. Lo lamentable fue el horario del partido, y es que con las temperaturas que soportamos por estas latitudes en pleno mes de Junio, hubiera sido más razonable programarlo bajo luz artificial.

Y para finalizar, quisiera reseñar que al igual que en la eliminatoria anterior, un grupo de irresponsables que no representan para nada a los verdaderos Sevillistas, se volvieron a saltar al terreno de juego desde la grada de Gol Norte a la conclusión, sin que los empleados de la seguridad privada contratada por el Sevilla FC para la Ciudad Deportiva, ni la Policía Nacional que también estaba presente, hicieran mucho por impedirlo. Menos mal que el arbitro no lo reflejó en el acta.