jueves, 12 de mayo de 2011

QUE ESTO ACABE YA

Era más prudente confiar en el difícil calendario del Espanyol, que la próxima jornada ha de visitar a un Zaragoza desesperado, que en la pericia del Sevilla en Pamplona. Aunque los  de Manzano estuvieron matemáticamente en Europa durante casi una hora, al final empataron los "periquitos" ante el Valencia y los nervionenses se dejaron remontar en el Reyno de Navarra, al cabo de una segunda parte de pesadilla reflejando el tanteador un resultado final de 3-2.

Y el próximo visitante del Ramón Sánchez Pizjuán (último partido en casa de la temporada) es la Real Sociedad que todavía no está salvada, y de puntuar en Nervión nos podría complicar la clasificación continental, aunque tras lo que vimos anoche y en el resto de la temporada me llego a plantear si verdaderamente la merecemos, pues el Sevilla FC tras el descanso le entregó el partido a Osasuna, cuando se estaba jugando el poder clasificarse para una competición europea. Es obvio que los pamploneses también se jugaban el ser o no ser en la Primera División, pero el Sevilla tiene más equipo que los navarros y tenía que haberlo demostrado en la segunda parte, poniendo sobre el césped algo que se echó en falta.  

Tengo ganas de que la temporada acabe ya, pero hay que luchar hasta el último minuto, porque el presupuesto, prestigio y el nombre de nuestro Club, así como los aficionados, exigimos una participación continental para la próxima temporada. 

Y ya que hablamos de la próxima temporada, espero que los rectores nervionenses hayan tomado buena nota del fiasco de esta a la que ya le queda muy poco, y nada más concluir el partido en el estadio de Cornellá-El Prat comiencen a planificar la nueva, llevándose a cabo una profunda renovación de la plantilla, pues muchos de los actuales componentes tienen que salir. Unos por relevo generacional y otros por falta de profesionalidad, deben de dar paso a un elenco de jugadores verdaderamente comprometidos con el nuevo proyecto, así como a un entrenador con carácter y que sepa mandar tanto en el campo como en el vestuario. Y cuando hablo de renovación también la hago extensiva al staff técnico que igualmente tiene su parte de responsabilidad, por haber configurado un equipo que más que para los objetivos previstos, ha demostrado ser para jugar con holgura en la competición pero sin la ambición de luchar por plazas europeas. Comprendo que la lacra de lesiones que el equipo ha ido sufriendo a lo largo de la temporada también ha pasado factura, pero ahí está la labor de la Dirección Deportiva y cuando se hace una plantilla hay que pensar también en ello para que el entrenador pueda tener un buen banquillo o fondo de armario como muchos dicen.