miércoles, 27 de abril de 2011

EL PARTIDO ANTE EL VILLARREAL

El partido ante el Villarreal del pasado domingo 24/04/2011 nos produjo la alegría de tres nuevos puntos, que sirven para afianzarnos en puestos de Europa League, aunque no se puede bajar la guardia pues las diferencias con los inmediatos seguidores son mínimas y en cualquier momento nos podemos quedar fuera de los puestos europeos
 

Pero aparte de lo que es el análisis del partido, hubo dos hechos que no me gustaron para nada. En primer lugar, los insultos que por algún sector de la afición se le dedicaron a Carlos Marchena cuando abandonó el terreno de juego, tras ser expulsado por una dura entrada a Julien Escudé. Comprendo que la entrada no fue todo lo ortodoxa que debiera, pero debemos de pensar que es un jugador formado en nuestra cantera, siendo uno de los nuestros, y su salida del Club fue para poder obtener liquidez económica, en un momento en donde la situación financiera del Sevilla FC era bastante delicada, e incluso hubo que convencer al propio futbolista ya que no quería abandonar la ciudad para marchar a otro país. Y en segundo lugar quisiera resaltar el tema de los balones que aparecieron en el césped con el partido en juego. Es un tema que no casa con la seriedad y señorío que el Sevilla FC merece. Comprendo que a veces son artimañas que se emplean en muchos campos para arañar minutos a favor del equipo local, y sobre todo cuando quedan pocos minutos y el resultado que muestra el marcador es a tu favor. Pero este tema no es la primera vez que ocurre, y se debería dar un toque de atención a los recogepelotas para que estas circunstancias no vuelvan a repetirse, pues con sus actuaciones están haciendo un flaco favor a la imagen de la entidad. De momento el Comité de Competición ha impuesto al Club una multa de 602 €, que es la tipificada para estos casos. Este tema debería ser controlado por el cuarto arbitro como se hacía anteriormente, y ser este el único autorizado para introducir balones en el rectángulo de juego.