viernes, 18 de febrero de 2011

ANTE EL OPORTO OTRA DECEPCION

El resultado del Sevilla FC anoche ante el Oporto resultó doloroso. Al igual que en Santander el equipo volvió a jugar un buen partido, pero por culpa de los errores también volvió a perder. Fuimos apeados de la Copa del Rey, aunque en dicho caso también hubo condicionantes externos que todos ya sabéis que contribuyeron a la eliminación. Ahora en la Europa League tenemos bastantes opciones de caer también eliminados en dieciseisavos de final, así lo decían los videomarcadores del Estadio ayer al final del partido. Aunque a diferencia de la Copa del Rey, en donde decía que no merecía la pena viajar a Madrid, creo que si el equipo juega como sabe y no comete los errores defensivos a los que nos viene acostumbrando en los últimos partidos, se podría dar la campanada en tierras portuguesas.

El Oporto apenas llegó, estuvo bien plantado como el buen equipo que es, aunque a medio gas se llevó un resultado estupendo para Portugal. El Sevilla estuvo bien toda la noche, pero se ponga como se ponga encaja dos tantos como mínimo. Todos los goles llegaron en la segunda parte. Primero a balón parado se adelantó el Oporto (Rolando, 59'). Empató Kanouté de otra falta (65') y la puntilla llegó al final, con el tanto de Guarín (86').

Gary Medel me parece un grandísimo futbolista. Estuvo en todas partes, dio al equipo ese equilibrio tan añorado, tocó casi siempre bien, hizo coberturas excepcionales en defensa, salvó un gol cantado en la primera parte, robó balones increíbles. Pero tuvo un error y nos costó el partido. El "Pitbull" como se le conoce, tiene que ser titular.  
 
Y tampoco puedo dejar pasar por alto el fallo de Palop. Cierto es que nos ha dado mucho como ya decía en mi artículo tras el partido de Santander, pero Palop esta temporada no está. Y creo que el valenciano debería reconocerlo y ser él mismo quien se lo dijera al entrenador, pues este parece que no se da cuenta. Y al hilo de lo comentado, recuerdo en un detalle que le honró, al otrora guardameta del Sevilla, Paco, conocido también como "Super Paco", que al inicio de la temporada 1977-1978, y más concretamente en la jornada 6 tras caer en Madrid por un contundente 4-1 ante el Rayo Vallecano, pidió al entrenador de entonces Luis Cid Carriega, que lo relevara de la portería en favor de Gustavo Fernández, pues él no se encontraba bien. El equipo lo notó ya que Gustavo Fernández que se encontraba en un magnifico estado de forma, lo hizo perfecto. Al cabo del tiempo Super Paco volvió bajo los palos, demostrándonos a todos que quien tuvo retuvo, y no pasó absolutamente nada.