jueves, 15 de abril de 2010

EL ENESIMO DESPRECIO

El enésimo desprecio es el que la Federación Española de Fútbol le ha dado al Sevilla FC. Me refiero a la designación del estadio Camp Nou de Barcelona como sede de la Final de la Copa de S.M. el Rey. Se barajaron las opciones de jugarse en el estadio de atletismo de Santiponce, o en el Santiago Bernabeu de Madrid, pero al no haber acuerdo entre las partes se decidió que fuera en un recinto neutral, como perfectamente podía ser el estadio de Mestalla en Valencia, que se propuso desde la misma Federación siendo un lugar que más o menos podría estar equidistante para los aficionados de ambos equipos finalistas. Pero lo de Barcelona es un insulto a los aficionados sevillistas, pues no olvidemos que la ciudad condal está al doble de distancia para los sevillanos con respecto a los madrileños, uniendo a ello el ser día laborable, con lo cual al Club Atlético de Madrid ya le han dado una importante ventaja, no olvidando tampoco el tema de la crisis económica que nos azota, siendo esta parte de Andalucía una de las que más está sufriendo las consecuencias. Quizás en este punto y tal como lo han hecho la Asociación de Pequeños Accionistas o la Federación de Peñas entre otros, se eche en falta también un manifiesto de la Federación Andaluza de Fútbol, e incluso de las instituciones políticas de nuestra comunidad autónoma, solidarizándose con el agravio comparativo hacia un club que tanto le ha dado a nuestra tierra. Y que conste que no tengo nada en contra del estadio del F.C. Barcelona, pues lo conozco y dispone de unas instalaciones modélicas, que ya quisieran disponer muchos clubs de la primera división española.

 

Pero ahí no queda la cosa, pues si nos remontamos al pasado, también nos encontramos con la clausura del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán por cuatro partidos en la temporada 2002-2003, cuando los autores de los incidentes que provocaron dicha sanción fueron perfectamente identificados, con lo cual el resto de Sevillistas no teníamos porque soportar el castigo, o los arbitrajes sufridos en determinados momentos de la historia que nos privaron de obtener el título de Liga, como en los casos de la temporada 2006-2007, o aquel domingo de Feria de 1952 (que por cierto también se jugó ante el conjunto rojiblanco de la ribera del Manzanares). Y que decir de los rearbitrajes, que ante  la presión de determinados medios de comunicación, los comités disciplinarios del ente federativo se cebaron con el Sevilla FC.   

 

Así pues, y aunque me siento totalmente español, cuando los seleccionadores de las diferentes categorías llaman a los jugadores del Sevilla FC para formar parte del helenco nacional, siento asco pues detrás de la selección está la Federación que es quien la gestiona.

 

Y para finalizar y retomando el tema de la Final de Copa, sólo pediría que a partir de la próxima temporada, este evento quede fijado desde la Asamblea de la Federación a celebrar en el mes de Julio, y cuando digo fijado es que desde dicho momento tenga establecida la fecha, hora y escenario, independientemente de que el equipo local llegue o no. Pero mucho me temo que todo seguirá improvisándose como hasta ahora.