domingo, 11 de abril de 2010

DRAGO

LLegó al Sevilla F.C. casi en silencio, recién comenzada la temporada 2005-2006, para cubrir la salida de Sergio Ramos al Real Madrid. Y muy pronto nos dimos cuenta de su importancia dentro del terreno de  juego siendo todo un profesional, o el clásico jugador de club. Ha participado en la época más gloriosa de nuestro Sevilla F.C., aportando su grano de arena en la obtención de los cinco títulos que adornan nuestras vitrinas, y recordados también en la puerta nº 5 de nuestro Estadio. Se trata de un jugador polivalente al que en esta última temporada le hemos descubierto su nueva faceta como lanzador de faltas, y si ninguna circunstancia lo impide representará a su país, Serbia, en el próximo Campeonato del Mundo a disputar en Sudáfrica. De todos los partidos que le he visto jugar, me quedo con uno, que no fue otro que la final de la Copa de S. M. El Rey disputada ante el Getafe en Junio de 2007, en donde estuvo colosal.

 

Recientemente ha cumplido los 100 partidos con la camiseta Sevillista, y vaya desde aquí mi enhorabuena para este futbolista, que quienes le conocen dicen que es mejor persona. Recuerdo incluso, cuando le llegó una oferta del fútbol inglés y la rechazó argumentando que no sólo valoraba el aspecto económico, sino otros factores como lo querido que se sentía en el equipo de Nervión, y lo a gusto que se encontraba en la ciudad de Sevilla.

 

Parece que el dorsal nº 3 es en el Sevilla F.C. sinónimo de grandes futbolistas y mejores profesionales, y sino podríamos citar entre otros a Curro San José, Manolo Jiménez, David Castedo, y actualmente Ivica Dragutinovic conocido cariñosamente por Drago.