jueves, 18 de marzo de 2010

ADIOS A LA CHAMPIONS

Todos teníamos la ilusión de igualar nuestra participación en la máxima competición continental con la de 1958, y llegar de nuevo a cuartos de final escribiendo otra página en nuestra historia, pero no pudo ser.

 

La temporada 2009-2010 sigue viva, aunque nuestra participación en Champions League ha finalizado, y creo que por demeritos propios, pues aunque el CSKA era un rival importante, también era asequible dado el potencial del Sevilla FC. Hubo fallos puntuales muy importantes, pero en el cómputo global de la eliminatoria hay que resaltar un mal planteamiento técnico, y sobre todo en el partido de ida, donde una vez que nos adelantamos en el marcador, el equipo nunca debió echarse atrás a verlas venir.

 

No quiero con esto entrar en el eterno debate de Manolo Jiménez, ni me considero "jimenista" ni "antijimenista", ni nunca grité la frase de "Jimenez vete ya", que el pasado día 16 sonó en parte de la grada de Nervión al finalizar el encuentro con los soviéticos, simplemente soy Sevillista. Tenemos opciones de poder quedar todavía los terceros en la competición doméstica, e incluso ganar la Copa de S.M. el Rey, pero si quisiera que esta eliminación sirviera al menos para dos cuestiones:

 

En primer lugar, para hacerles ver tanto a jugadores como a cuerpo técnico, el descuadre que esta eliminación puede suponer en el presupuesto económico de la sociedad.

 

Y en segundo lugar para que nuestra Dirección Deportiva reflexione de cara a la próxima temporada, y piensen en un nuevo entrenador para el primer equipo. Con esto no pongo en duda el sevillismo de Manolo Jiménez, y es más, me habría encantado  como Sevillista que soy,  que uno de los nuestros se hubiera convertido en un icono como fue Manolo Cardo en su momento, y aunque se consiguiera algún logro de aquí a Junio, creo que el momento del cambio ha llegado, y nuestro primer equipo precisa de un "mister" con una concepción del fútbol diferente, y acorde a lo que nuestra institución demanda.